Internacional

El Partido Laborista británico suspende a Corbyn por criticar un informe interno sobre antisemitismo

La negativa de Corbyn a retractarse de sus comentarios se ha saldado con su suspensión. “A la luz de los comentarios que hizo hoy y de que no se retractara posteriormente

Agencias

Inglaterra, 29 de Octubre 2020.-El Partido Laborista británico ha suspendido a su ex líder, Jeremy Corbyn, después de que criticara un informe interno sobre el antisemitismo en el seno de la formación que determina que fue responsable de promover conductas de acoso y discriminación durante su mandato. Corbyn, que es miembro del partido desde hace 55 años, publicó entonces en su cuenta de Facebook una reacción diciendo que no aceptaba todas las conclusiones de la investigación y que el asunto había sido “exagerado de forma dramática” por “motivos políticos. La negativa de Corbyn a retractarse de sus comentarios se ha saldado con su suspensión. “A la luz de los comentarios que hizo hoy y de que no se retractara posteriormente, el Partido Laborista suspendió a Jeremy Corbyn en espera de una investigación”, aseguró un portavoz.

“La magnitud del problema también fue exagerada dramáticamente por razones políticas por nuestros oponentes dentro y fuera del partido, así como por gran parte de los medios de comunicación”, explicó Corbyn, quien añadió que “esa combinación hirió al pueblo judío y nunca debe repetirse. Mi sincera esperanza es que se puedan reconstruir las relaciones con las comunidades judías”, y se mostró confiado en que las recomendaciones de la Comisión “se implementarán rápidamente para ayudar a superar este período”.

El documento, elaborado por la Comisión británica de Igualdad y Derechos Humanos (EHRC, por sus siglas en inglés), tomó en consideración numerosas denuncias de antisemitismo dentro del partido en los últimos años, un problema que el ex líder, que estuvo en el poder durante un lustro, no fue capaz de atajar en su momento pese la fuerte división interna al respecto. Según el organismo, la oficina de Corbyn además “interfirió políticamente” durante el procesamiento de las quejas, gracias a un proceso que calificó como “inconsistente” y “carente de transparencia”. “El análisis del organismo de igualdad apunta a una cultura dentro del partido que, en el mejor de los casos, no hizo lo suficiente para prevenir el antisemitismo y, en el peor de los casos, se puede considerar que lo aceptaba”, explicó la comisión en un comunicado, en el que explica que encontró evidencias de “participación inapropiada” por parte de la oficina de Corbyn en al menos 23 casos denunciados internamente. En uno de ellos se menciona al ex alcalde de Londres, Ken Livingstone, quien declaró estar «profundamente herido” por las acusaciones, que “rechaza completamente”, ya que él es un convencido “antirracista”.

El sucesor de Corbyn, Keir Starmer, a quien el conflicto toca a nivel personal ya que su esposa es judía y sus hijos están siendo criados en esa religión, aseguró tras la publicación del informe que es un día “de vergüenza” para el Partido y prometió no solo poner en marcha las recomendaciones para ponerle freno a la situación antes de que acabe el año, sino continuar en su esfuerzo por cambiar la cultura dentro del partido. “Si después de todo el dolor, todo el sufrimiento y todas las pruebas contenidas en este informe, hay aún quienes piensan que no hay un problema de antisemitismo en el Partido Laborista, que todo es una exageración, o un ataque ficticio, entonces, sinceramente, sois parte del problema también. Y no deberíais estar tampoco cerca del Partido Laborista, aseveró Starmer en una comparecencia.

“Esta es la decisión correcta después de la vergonzosa reacción de Corbyn al informe de la EHRC”, afirmó por su parte la diputada laborista judía, Dame Margaret Hodge, quien añadió que «el antisemitismo nunca podrá ser tolerado en nuestro partido. Ahora finalmente podemos seguir adelante».